SOBRE LA CÁTEDRA

Nueva Cátedra de Psicopatología I

 

I. INTRODUCCIÓN:

 

A. Puntos de vista sobre temas básicos del campo de la Psicopatología:

 

Partimos de la exigencia de abordar una psicopatología que esté a la altura de los acontecimientos actuales. Desde la fundación del campo de la psicopatología hasta el momento presente ha habido una elaboración muy extensa, a la vez que la época se ha transformado y se transforma incesantemente. Esto hace necesario pensar a una psicopatología que funcione como un antivirus; o sea, que se actualice todo el tiempo. 

Comenzamos con la interpelación de K. Jaspers que ha fundado el campo de la psicopatología como un pensamiento conceptual, sistemático y comunicable. Se trata de un campo que busca "lo expresable en conceptos, lo comunicable, lo que se puede exigir en reglas y se deja comprender en algunas relaciones" . Se entiende así que la psicopatología fundada a partir de esta concepción no acepta meras descripciones sintomáticas ni clasificaciones vacías de fundamentos.

A pesar de estas precisiones en el origen mismo de la psicopatología, la misma se ha constituido como un campo heterogéneo de discursos y prácticas.

En este sentido pretendemos que el trabajo de la cátedra permita procesar dicha heterogeneidad reconociendo la diversidad de los armazones conceptuales y clasificatorios con sus fundamentos.

Desde su comienzo y con las definiciones de su fundación – antes mencionadas –, el campo de la psicopatología toma en cuenta los conocimientos acuñados a lo largo de toda una historia de la elaboración psiquiátrica, pero pretende dar un paso más. Le intenta agregar a la descripción precisa y preciosa de la semiología psiquiátrica y sus diferentes clasificaciones nosográficas el pensamiento conceptual, sistemático y comunicable.

Es en este sentido que el psicoanálisis en su rompimiento y encadenamiento con la psiquiatría toma la posta de la propuesta de Jaspers y realiza dicho abordaje conceptual, sistemático y comunicable en el campo de la psicopatología.

Dos conceptos centrales elaborados por el psicoanálisis permiten llevar adelante un diagnóstico que no sea solo descripción de conductas sin sentido o meras agrupaciones de diferentes signos sin conexión alguna entre ellos. Nos referimos a la noción de estructura y sujeto. Ambos conceptos permiten articular los aspectos universales del tipo clínico con la singularidad de cada individuo. Un diagnóstico estructural que articula las múltiples variables de un sujeto que se encuentra inserto en un tiempo dado y con un entorno determinado parece mucho más complejo de abordar, pero siempre más cerca de la realidad de una psicopatología a la altura de los acontecimientos. A su vez, dicho diagnóstico seguramente permitirá al psicólogo elaborar las herramientas necesarias y acordes a cada padecimiento patológico.

Por otra parte, cabe consignar que este campo también cuestiona desde su comienzo la noción de enfermedad y salud que se tiene en cada caso. No cabe duda sobre la “inestabilidad del concepto de enfermedad”  y la necesidad de separarlo de las diferentes valoraciones históricas y de sus relaciones con las nociones de normal o anormal.

En este sentido es por excelencia el diagnóstico estructural, con todas sus limitaciones,  el que permite llevar adelante una elaboración fundamentada a partir de sus múltiples variables de la relación del sujeto con su padecer patológico.

Pues bien, pretendemos hacer un trabajo con fundamentos, pero sin fundamentalismos. 

 

 

B. Lugar que ocupa la asignatura en el plan de estudios: 

 

Según el régimen de correlatividades vigente sancionado por el Consejo Directivo de la Facultad de Psicología –resolución (CD) nº 475/86 bis- las asignaturas previas a Psicopatología son: “Neurofisiología” y “Psicología evolutiva: adolescencia”. Con anterioridad se cuentan entre otras: “Psicología general”, “Psicología evolutiva: niñez” y “Psicoanálisis, Freud”.

Por otro lado el plan de estudios dispone como posteriores a “Psicopatología” a “Teoría y técnica de exploración y diagnóstico psicológico”, módulos I y II (“Psicométricas” y “Proyectivas”) -dentro del ciclo de formación general-, lo que abre el camino al estudiante al cursado de las asignaturas del ciclo de formación profesional, de las que se destacan  aquí: “Clínica psicológica y psicoterapias: psicoterapias, emergencias e interconsultas”, “Clínica psicológica y psicoterapias: clínica de Adultos” y “Prácticas profesionales y de investigación”.

De esta forma la asignatura “Psicopatología” se sitúa, por su lugar en el plan de estudio de la carrera de Psicología, hacia el final del ciclo intermedio -de “formación general”-. Esto supone, para la misma, una función de enlace con el tercer ciclo -de “formación profesional”-.

El estudiante que cursa Psicopatología se encuentra en el final del ciclo de formación general y debe poder ir integrando los conocimientos adquiridos hasta el momento y prepararse para encarar el ciclo siguiente. De esta forma los contenidos específicos de la asignatura deben contemplar los conocimientos previos adquiridos por el alumno y articularlos con la especificidad propia. Se hace importante poder profundizar dichos conocimientos sin que ello redunde en una repetición vana. Más bien se trata de optimizar las nociones adquiridas proponiendo una reelaboración para avanzar en el desarrollo de nuestro programa.

 

 C. Aportes de la asignatura en la formación profesional del psicólogo:

 

Teniendo en cuenta las correlatividades ya mencionadas y los objetivos y contenidos mínimos fijados para “Psicopatología” (los que recordamos mas abajo) debe señalarse como referencia principal a la tarea clínica diagnóstica. La preparación del alumno en la función diagnóstica puede ser utilizada en materias clínicas para la delimitación de estrategias terapéuticas adecuadas, pero también puede emplearse en otros ámbitos de incumbencia del psicólogo como el ámbito laboral, forense, educacional, etc.

Es así que la asignatura Psicopatología prepara al alumno para el abordaje de diversas materias del último ciclo.

 

D. Enfoque adoptado por la cátedra:

 

Como lo hemos anticipado en la introducción partimos de la exigencia de transmitir una psicopatología que esté a la altura de los acontecimientos actuales. Esto lleva a formular un abordaje que esté inserto en la “subjetividad de la época”. 

Para eso comenzamos con la pretensión científica de Jaspers de una psicopatología conceptual, sistemática y comunicable. 

La psicopatología surgida a partir de estas exigencias ubica un horizonte muy preciso más allá del campo heterogéneo que lo compone y al cual hemos hecho mención. 

De esta manera se puede explicitar nuestro abordaje desde el punto de partida de Jaspers en la creación de su Psicopatología General que toma los aportes de la psiquiatría clásica y se re-elabora en su verdadera dimensión con las contribuciones del psicoanálisis. Es el psicoanálisis quien realiza esa exigencia central de tomar el cúmulo de saber psiquiátrico en términos de descripciones semiológicas y clasificaciones nosográficas para transformarlo en un saber conceptual, estructurado y transmisible en una lógica subjetiva. 

Cabe consignar aquí que solo nos interesa situar del psicoanálisis aquello que hace referencia directa a nuestro campo psicopatológico y a partir de la exigencia científica al comienzo mencionada. En esta vía tanto Freud como Lacan, nos permitirán abordar estas nociones estructurales del diagnóstico diferencial. Sin embargo, es la referencia a la orientación lacaniana dada por J.-A. Miller que nos permite actualizar el psicoanálisis en la época presente.   

Cuando nos referimos a J. Lacan hacemos mención fundamentalmente a la llamada primera enseñanza donde se retorna a Freud a partir de la noción de estructura y sujeto que permiten avanzar hacia nuestra temática. Las diferentes nosologías freudianas con sus articuladores teóricos permiten seguir el hilo de un pensamiento estructural que luego es retomado y clarificado a partir de las nociones de estructura, sujeto, deseo, forclusión, etc. en la enseñanza de Lacan y el “update” que elabora J.-A. Miller. 

Es un hecho que la clínica nos lleva la delantera y cuestiona permanentemente nuestras herramientas teóricas. En este sentido, tenemos el desafío de articular los conocimientos básicos de nuestro campo construidos a lo largo del tiempo con una actualidad cambiante y novedosa. Por tanto, las formas sintomáticas actuales como las toxicomanías y el alcoholismo, las anorexias, el ataque de pánico, etc. serán un tema central y de investigación para nuestra cátedra. Así mismo, se abordaran las nociones fundamentales de la psicopatología infanto juvenil y se abocará al estudio de los conocimientos básicos de la psicofarmacología actual  que hoy se hacen sumamente necesarios para quien se ocupe del campo de la psicopatología. 

Por otra parte, las nuevas propuestas de los manuales clasificatorios CIE y DSM serán un tema de estudio especial. Su uso masivo en la actualidad impide desconocer su motivación y su modo de empleo. 

Consideramos a la psicopatología como un campo en constante evolución y debate y en ese sentido pensamos en una cátedra que pueda actualizarse permanentemente con todos los temas que le son propios. 

A su vez, no se puede dejar de mencionar en este punto la exigencia de transmitir las limitaciones propias de nuestro campo y de nuestro conocimiento y a la vez, la necesidad de conocer los diferentes diagnósticos diferenciales con cuadros orgánicos, fenómenos psicosomáticos, etc. 

Finalmente, cabe consignar que hacemos nuestra la exigencia de transmitir una psicopatología comunicable, entendible y clara. Sin por eso perder la precisión, la profundidad, las contradicciones y las obscuridades que aún hoy tenemos. 

 

 

II. OBJETIVOS:

 

A-Adquirir la información necesaria para comprender el diagnóstico diferencial.

B-Reconocer la importancia del diagnóstico estructural.  Diferenciándolo de las clasificaciones fenoménicas. 

C- Identificar la relación entre el tipo clínico y la singularidad del caso por caso.

D- Reconocer la importancia del valor clínico del diagnostico diferencial en la dirección de la cura.  

 

 

III. CONTENIDOS 

 

La resolución (CD) nº 972 de fecha 8-9-04, establece para Psicopatología:

 

Los siguientes objetivos:

 

- Proporcionar al alumno la información necesaria para comprender diagnósticos  diferenciales y para reconocer la especificidad de distintas psicopatologías.

- Analizar los temas básicos de la Psicopatología general desde diferentes perspectivas teóricas.

 

Y los siguientes contenidos mínimos:

 

- Nociones sobre salud y patología psíquica.

- Nosología y semiología psiquiátricas.

- Neurosis. Psicosis. Perversiones.

- Problemas de diagnóstico diferencial, los cuadros orgánicos.

- Introducción a la psicopatología infanto-juvenil.

- Psicopatologías y su vinculación con los contextos social y cultural.

 

 

IV. ACTIVIDADES DE ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE:

 

En este punto se presenta sucintamente las diferentes actividades propuestas por la cátedra para llevar adelante la enseñanza y transmisión del programa propuesto. La misma se funda sobre tres espacios pilares que se organizan en torno a diferentes cantidades de alumnos en cada uno de ellos. Los teóricos que contienen la mayor cantidad de alumnos, los cursos de elucidación de textos que contienen menos alumnos que los teóricos, pero mas que las comisiones de lectura de casos y finalmente esta última como grupo mas reducido. Esta estrategia de enseñanza responde principalmente a dos razones. La primera de ella responde a la posibilidad para los alumnos de escuchar a diferentes docentes en espacios distintos. La segunda hace referencia a la posibilidad de abordajes de los mismos temas desde perspectivas mas panorámicas (teóricos) a mas localizadas y minuciosas (comisiones de lectura de casos) pasando por un espacio intermedio (curso de elucidación de textos). Se ha pensado estas tres instancias con características distintas teniendo presente la posibilidad de que el alumno participe en diferentes dispositivos de enseñanza que le faciliten la incorporación del conocimiento. La participación del estudiante en estas tres activi¬dades obligato¬rias asegura el cumplimiento del mínimo exigido de seis horas semanales, dos teóricas y cuatro prácticas.

 

Actividades obligatorias:

1.Teóricos de temas generales: En este espacio se procura exponer un desarrollo panorámico (aunque no sin precisión) de las cuestiones centrales del programa. Se trata de una presentación sistemática y general de los temas medulares del programa de la materia. Es por excelencia el lugar donde el alumno puede captar, enlazar y relacionar todos contenidos transmitidos en los diferentes espacios de trabajo desde una mirada amplia y general. Una clase por semana a cargo del profesor titular y del/de los profesor/es adjunto/s de la cátedra distribuidos por bandas horarias. Cabe consignar – como lo hemos anticipado - que son los espacios más numerosos en cantidades de alumnos.

2.Curso de elucidación de Textos: En este grupo de trabajo se propone hacer una presentación, análisis y discusión de textos de la bibliografía obligatoria. Se trata de una exposición menos panorámica que en el espacio de los teóricos y más ajustada a cada uno de los textos. Una clase por semana. Cabe destacar que estos grupos de trabajo son menos numerosos que los anteriores y se conforman por un conjunto - 4 o 5 - de comisiones de lectura de casos.

3.Comisiones de lectura de Casos: En este espacio nos proponemos llevar adelante una lectura y discusión de historiales freudianos y otros casos clínicos actuales. En este caso se trata de la exposición menos panorámica de las tres y ajustada al caso clínico. La intersección entre estructura y singularidad se presenta aquí con mayor énfasis. Así mismo es la menos numerosa de las tres en cantidad de alumnos. Una clase por semana. A cargo de ayudantes de trabajos prácticos de la cátedra.

 

 

Actividades optativas:

 

4.Cursos optativos de apoyo: En este caso nos proponemos un espacio para el desarrollo o profundización de temas específicos del programa de la materia seleccionados por su grado de interés o de dificultad. Frecuencia, temática y duración: a determinar. A cargo del profesor titular y/o del/de los profesor/es adjunto/s de la cátedra. 

5.Espacio de conversación clínica: Aquí llevaremos adelante el relato y discusión de casos clínicos actuales. Esta instancia tiene un valor fundamental en la articulación de lo singular del caso clínico con cada estructura subjetiva y fundamentalmente con la clínica contemporánea. A su vez, tiene la importancia de poner en cuestión permanentemente a nuestras herramientas teóricas frente a las nuevas presentaciones sintomáticas. De dos horas de duración, aproximadamente ocho a lo largo del año de cursada. A cargo de profesores y/o jefes de trabajos prácticos de la cátedra.

6.Comisiones de hospitales: En este grupo de trabajo nos proponemos avanzar con comentario y discusión de casos clínicos que son observados por los alumnos en instituciones asistenciales. Le adjudicamos la misma importancia y objetivos que a la actividad anterior con el aditamento que aquí se trata de grupos muy reducidos. Durante siete semanas de clases, dos horas por semana. A cargo de ayudantes de trabajos prácticos de la cátedra.

 

 

V. SISTEMA DE EVALUACIÓN:

 

Se  tomarán dos exámenes parciales escritos.

Una semana después de cada parcial se tomará un recuperatorio por inasistencia y al final de la cursada se podrá recuperar un solo parcial por aplazo. 

 

 

VI. RÉGIMEN DE PROMOCIÓN:

 

Para aprobar la materia los alumnos deberán:

a) acreditar el 75% de asistencia a la materia en las actividades obligatorias: teóricos de temas generales, curso de elucidación de textos y comisiones de lecturas de casos.

b) alcanzar un mínimo de 4 (cuatro) puntos en los dos exámenes parciales que tiene la cursada.

c) aprobar con un mínimo de 4 (cuatro) el examen final.

 

Finalmente la cátedra contempla la posibilidad de un modo de examen final distinguido. 

El mismo será llevado a cabo para aquellos alumnos que así lo requieran toda vez que hayan cumplido con los requisitos mínimos y necesarios de asistencia para la regularidad y a su vez, hayan obtenido un promedio  de 8 (ocho) puntos o más en los diferentes parciales y asistido a 7 (siete) actividades optativas durante el año o hayan concurrido a alguna actividad hospitalaria. Dicho examen implicará la confección de un trabajo final y su respectiva defensa frente la supervisión de un profesor adjunto o jefe de trabajos prácticos de la cátedra.  

CONTACTO

DIRECCIÓN

© Copyright 2017

· Nueva Cátedra Psicopatología I ·

Av. Hipólito Yrigoyen 3242;  C1207ABR CABA